Obesidad infantil: causas y tratamiento

Todas las autoridades sanitarias internacionales, incluida la Organización Mundial de la Salud (OMS) coinciden en señalar que la obesidad infantil es uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI y afecta a la mayoría de los países desarrollados y en vías de desarrollo. La prevalencia de la obesidad infantil está aumentando a un ritmo que se considera alarmante.

En España, por ejemplo, un 21,2% de niños de entre 3 y 12 años tiene sobrepeso y un 7,1% son obesos. El problema es que los especialistas estiman que el 80% de los niños y adolescentes que ahora tienen sobrepeso o son obesos, si no se adoptan las medidas necesarias, seguirán siéndolo cuando lleguen a la edad adulta.

Factores de riesgo de la obesidad infantil

En el alarmante aumento de la obesidad infantil confluyen en la mayoría de los casos una serie de factores de riesgo:

Factores genéticos: en general, los hijos de padres obesos tienen mayores posibilidades de serlo. Pero la genética no es la única razón, ya que también pesa, y mucho, el estilo de vida que los padres imponen en el ámbito familiar: sedentarismo y alimentación inadecuada.

Dieta inadecuada: la mayoría de los niños con sobrepeso y obesidad siguen una dieta hipercalórica, en la que hay un exceso de alimentos ricos en grasas y azúcares: alimentos precocinados y de comida rápida, escasez de frutas y verduras, comidas grasientas (uso excesivo de aceite a la hora de cocinar, exceso de carne, etc.), bollería industrial, chuches, etc. En general los padres no planifican adecuadamente las comidas y no tienen en cuenta el valor nutricional y el balance energético de lo que se come.

Sedentarismo: se resume en mucha tele y poco o ningún ejercicio, además de unos horarios de comida poco controlados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *